Linfoma no Hodgkin. Parte 3.

– Parte 3 de 3

Hola amigos, ¿cómo están el día de hoy? Espero que bien. Hoy concluyo con el artículo de la semana: el linfoma no Hodgkin. Ahora les hablaré específicamente sobre el diagnóstico y tratamiento de este padecimiento. Espero que les haya servido la información sobre este importante tema. Saludos.

 

* Diagnóstico

El médico va a realizar una exploración física completa para revisar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal.

En la mayor parte de los tipos de cáncer, una biopsia es la única manera segura para que el médico determine si un área determinada del cuerpo tiene cáncer. Durante la biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio.

Después del diagnóstico del linfoma no Hodgkin en adultos, se realizan pruebas para determinar si las células cancerosas se diseminaron dentro del sistema linfático o a otras partes del cuerpo. Para esto puede solicitar estudios de sangre o de imagen para complementar la búsqueda.

 

* Tratamiento

El tratamiento para el linfoma no Hodgkin depende del tipo, por lo que es importante para los médicos averiguar el tipo exacto de linfoma que usted tiene. Además del tipo de crecimiento del cáncer, sea rápido o lento, y si afecta ganglios linfáticos ubicados en sitios próximos entre sí en el cuerpo.

Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento que se usa en la actualidad) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento es un estudio de investigación con el que se procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Se utilizan 10 tipos de tratamiento estándar:

  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Inmunoterapia. Estimula las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer.
  • Terapia dirigida
  • Plasmaféresis. Procedimiento para el que se usa una máquina que separa el plasma (la parte líquida de la sangre) de las células sanguíneas. Luego, se mezclan estas células sanguíneas con un líquido que reemplaza el plasma y se devuelven al cuerpo. La plasmaféresis se realiza con frecuencia para extraer de la sangre el exceso de anticuerpos, proteínas anormales u otras sustancias dañinas.
  • Espera cautelosa
  • Terapia con antibióticos
  • Cirugía
  • Trasplante de células madre
  • Terapia de células T con receptor de antígeno quimérico

 

 

El linfoma no Hodgkin en adultos es una afección por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático. La edad, el sexo y un sistema inmunitario debilitado afectan el riesgo de linfoma no Hodgkin en los adultos.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín
NuevosProductos