fbpx

Erisipela. Parte 3.

– Parte 3 de 3

Buenos días amigos, ¿cómo están el día de hoy? Espero que muy bien. Con esta parte voy a concluir el artículo de la semana: la erissipela. En esta última sección voy a hablarles del diagnóstico y tratamiento de este padecimiento. Espero que toda la información les haya parecido interesante. Saludos.

 

* Diagnóstico

Los médicos realizan el diagnóstico basándose en el aspecto característico que presenta la erupción cutánea. Los síntomas descritos anteriormente suelen ser fácilmente identificables por lo que el primer nivel de diagnóstico suele ser sencillo. Algunas veces se solicita un estudio microbiológico dirigido a la identificación del microorganismo que ocasionó la lesión y de su patrón de sensibilidad a antibióticos. Éste se llevará a cabo con muestras obtenidas por aspiración de exudados con jeringuilla o biopsia de tejidos (se saca una muestra del borde inflamado de la lesión), procediéndose a la visualización directa al microscopio.

 

* Tratamiento

Cuando la erisipela afecta a la pierna (algo habitual en casi todos los casos), es aconsejable hacer reposo durante varios días y mantener la pierna en alto. El hielo y los analgésicos pueden aliviar el malestar local. Cuando el paciente ya puede andar, el uso de medias elásticas refuerza el proceso de reducción del edema.

Debe instaurarse un tratamiento antibiótico empírico inicial, susceptible de ser modificado posteriormente según la evolución del proceso y/o los resultados del estudio microbiológico. Dependiendo de la extensión y duración puede ser necesario más o menos duración y vía de aplicación del mismo.

No obstante, deberá contemplarse la posibilidad de ingreso hospitalario si aparecen complicaciones o no se detecta mejoría después de las 72 horas de tratamiento.

 

 

La erisipela produce en la piel una placa de color rojo brillante, dolorosa y protuberante. Los márgenes tienen límites definidos y no se confunden con la piel normal circundante. La placa se siente caliente y firme al tacto, y aparece con mayor frecuencia en las piernas y en la cara.

Categorías: Artículos, Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate al Boletín
NuevosProductos