fbpx

Erisipela. Parte 2.

– Parte 2 de 3

Hola amigos, ¿cómo están el día de hoy? Espero que estén muy bien, sigo con el tema de la semana: la erisipela. En esta ocasión voy a hablarles de los factores de riesgo y los principales síntomas de este padecimiento. Es de gran importancia que pongan especial atención en este tema, ya que esta enfermedad se puede presentar. Saludos.

 

* Factores de riesgo

Algunos factores que se relacionan a este padecimiento son los siguientes:

  • La destrucción de la integridad de la piel. Por ejemplo, las abrasiones, rasguños, grietas, contusiones, un cambio de temperatura brusco (hipotermia, hipertermia) la insolación, el estrés emocional.
  • Ciertas enfermedades correlacionadas. Pie de atleta, la diabetes, la obesidad, la insuficiencia venosa crónica (enfermedad de las venas varicosas), crónica (congénita o adquirida), la deficiencia de los vasos linfáticos, eczema.
  • Ocupación. Son los que están mayormente asociados con mayor traumatización, contaminación de la piel, uso de zapatos de goma.

 

* Síntomas

La mayoría de las veces la erisipela se localiza en las piernas, aunque también pueden presentarse síntomas en la cara y los brazos. Los primeros síntomas tienen un inicio abrupto y consisten en fiebre alta, escalofríos y malestar general. Después de esto comienza la aparición del eritema (es un término médico dermatológico para un enrojecimiento de la piel condicionado por una inflamación debida a un exceso de riego sanguíneo mediante vasodilatación), o sea alteraciones de la piel, además esta lesión es dura, tumefacta, brillante, de bordes sobreelevados, netamente diferenciada de la piel normal que está a su alrededor, localizados en las piernas. El eritema se va extendiendo de forma gradual y causa dolor. La afectación de los vasos linfáticos superficiales le da un aspecto de piel de naranja a la lesión, que además está caliente y suele doler al tocarla.

A los dos o tres días de evolución pueden formarse vesículas o ampollas en la superficie afectada. Puede evolucionar a una celulitis.

La puerta de entrada más frecuente es el pie de atleta, pero también se han detectado otras puertas de entrada de la bacteria como llagas, úlceras, dermatitis y cualquier tipo de heridas.

Categorías: Artículos, Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate al Boletín
NuevosProductos