Cómo prevenir la aparición de várices. Parte 2.

– Parte 2 de 3

Hola amigos, ¿cómo están el día de hoy? Espero que estén muy bien, sigo con el tema de la semana: cómo prevenir la aparición de várices. En esta ocasión voy a hablarles de las causas de este padecimiento, y enfocarme en su prevención. Es de gran importancia que pongan especial atención en este tema, ya que esta enfermedad es frecuente en personas de la tercera edad. Saludos.

 

* Causas

Las venas son los vasos encargados de llevar la sangre de vuelta al corazón, una vez que han irrigado todos los tejidos aportándoles oxígeno y nutrientes.

Debido a la posición erguida del ser humano, la sangre de las piernas debe ascender, venciendo la fuerza de la gravedad, lo que supone un esfuerzo añadido. Para facilitar esta tarea, las venas tienen en su interior unas válvulas que impiden que la sangre retroceda, y cuentan además con la colaboración de los músculos de las piernas que, al contraerse, ayudan a empujar la sangre, estableciendo un sentido único hacia el corazón.

Cuando este sistema no funciona adecuadamente se producen alteraciones en las válvulas y el retorno venoso no se realiza correctamente.

Una parte de la sangre de retorno caerá al tramo inferior produciendo una dilatación en las venas superficiales por hiperpresión, que es lo que comúnmente conocemos con el nombre de várices. Por tanto, las varices son venas que presentan dilataciones permanentes y patológicas.

 

* Prevención

Las medidas preventivas consisten en lo siguiente:

  • Terapia compresiva. Comprende las medias de compresión elástica, ya que ésta incrementa la velocidad de vaciamiento venoso. Cuando existen factores de riesgo profesional como trabajos que requieren estar mucho tiempo de pie o sentados (más de 5 horas) se recomienda indicar medias de compresión. Ha mostrado capacidad para reducir tanto el porcentaje, la intensidad de la sintomatología, se reduzca el edema y se retrase la evolución de la insuficiencia venosa.
  • Evitar las situaciones de inmovilidad de las extremidades inferiores o los períodos de bipedestación prolongada.
  • Mover las piernas con frecuencia. La movilización de los músculos de las piernas ayuda a impulsar la sangre hacia el corazón, evitando que se acumule y pueda dilatar las venas.
  • Eliminar o evitar la obesidad y el sobrepeso. Ya que este es un factor que favorece la aparición de varices.
  • Estreñimiento. Este padecimiento está relacionado con un mal retorno venoso, por lo que se recomienda una dieta rica en verduras, frutas, legumbres y cereales. Además, es de gran importancia la fibra, ya que hace las heces más blandas, con lo que facilita el tránsito intestinal.
  • No utilizar zapatos planos o con tacones altos. Dificultan el retorno venoso y restan eficacia a la musculatura de las piernas. Se recomienda utilizar calzado amplio y cómodo, con un tacón de entre 3 a 5 cm.
  • Evitar usar ropa muy ajustada. Al comprimir ciertas zonas, dificulta el retorno venoso.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín
NuevosProductos