Adulto mayor en la familia. Parte 2.

– Parte 2 de 3

Hola amigos, ¿cómo va su día? Espero que vaya muy bien, porque hoy voy a seguir con el artículo de la semana. En esta parte en específico me voy a enfocar en los principales problemas que ocurren en la familia por causa de que el adulto mayor viva en la misma casa, así cómo algunos puntos importantes de recalcar que deben de hacer tanto la familia como el adulto mayor para una mejor relación y convivencia. Saludos.

 

La acción de que los ancianos perciban su sistema de apoyo familiar de una manera satisfactoria es un gran beneficio, ya que las personas que carecen de familiares que los apoyen sufren de una mayor morbilidad.

Entre más unidas sean las relaciones familiares, mejor será el desempeño de las personas de la tercera edad. En caso de suceder lo contrario, o sea, las relaciones son conflictivas, aumenta el número de personas mayores con menor desarrollo y estado de ánimo.

 

Estas situaciones problemáticas familiares pueden ser causa de:

– Los familiares tienen que dedicar mayor cantidad de recursos económicos y financieros.

– Más tiempo de atención hacia esa persona.

– Realizar esfuerzos físicos al cuidado del adulto mayor.

– Por los lenguajes distintos o a niveles diferentes.

– Los hábitos y costumbres que el adulto mayor asume en su vida son motivo de desacuerdo tales como los valores, normas, horarios, aficiones, comidas, diversiones, amigos y toda lo que le da su identidad.

Y todos estos factores  pueden traer como consecuencia una situación de estrés familiar y esto da como consecuencia conflictos entre las personas mayores y el resto de la familia.

 

Al momento de recibir en casa al adulto mayor van a existir cambios estructurales en la familia y algunos de éstos pueden ser los que se muestran a continuación:

– En el hogar debe existir espacios y medidas de seguridad para evitar caídas u otros tipos de accidentes, facilitar la movilización sin mayores dificultades y propiciar independencia y privacidad.

– En el caso de los hijos de la familia, deben existir límites muy bien definidos, para evitar roces e interferencias en la crianza y educación de los mismos.

– Deben existir ciertos momentos donde tenga privacidad la familia.

–  Que también haya ocasiones donde la familia conviva con el abuelo, ya que entre ellos se pueden enriquecer con las experiencias vividas por el anciano y sus anécdotas y debe involucrarlo en algunas actividades.

– Permitir un ambiente adecuado y cómodo para toda la familia y de acuerdo a sus posibilidades económicas.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín