Leucemia mieloide crónica. Parte 2. - Vida Abuelo
Cerrar
ENVÍOS A TODO MÉXICO DE 2 A 6 DÍAS HÁBILES
ENCUENTRA TU SUCURSAL MÁS CERCANA, VER SUCURSALES
ENVÍOS A TODO MÉXICO DE 2 A 6 DÍAS HÁBILES

Leucemia mieloide crónica. Parte 2.

'- Parte 2 de 3

Hola amigos, ¿cómo están? Espero que estén muy bien. Ya que hoy seguiré hablando del tema de la semana: la leucemia granulocítica crónica.  En esta parte en especial les hablaré de la epidemiología y de los síntomas de este padecimiento. Espero que les parezca interesante y puedan sacarle provecho. Saludos.

 

Antes de empezar debemos de tener en cuenta que la leucemia granulocítica crónica se divide en las siguientes fases:

  • Crónica. La mayor parte de los pacientes están en la fase crónica cuando se les diagnostica este padecimiento. La leucemia mieloide crónica progresa muy despacio y suele permanecer estable durante mucho tiempo.
  • Es una fase más peligrosa durante la cual las células de la leucemia se multiplican con mayor rapidez.
  • Crisis blástica. Esta fase es más parecida a la leucemia aguda, una afección para la que se necesita un tratamiento más intenso y que tiene un peor pronóstico.

 

* Epidemiología

La leucemia mieloide crónica progresa lentamente y puede aparecer en cualquier edad, pero es más frecuente en personas de edad media o avanzada, aunque también se puede dar en niños.

En general, representa el 15 a 20% de las leucemias en los adultos y menos de 5% en los niños, y tiene una incidencia de 1 a 1.5 casos por millón de habitantes por año. La mediana de edad al diagnóstico es de 50 años aproximadamente.

En cuanto a la frecuencia dependiendo en el sexo, algunas estadísticas informan leve predominio en hombres.

 

* Cuadro clínico

Hoy en día, tenemos que un 40% de los pacientes no presentan síntomas  al momento del diagnóstico. Los síntomas iniciales son inespecíficos, pero el porcentaje restante pueden presentar lo siguiente:

  • Produce un marcado cansancio, agotamiento y falta de energía.
  • Es la disminución persistente del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Diaforesis nocturna. Se refiere a la condición que consiste en la sudoración profusa que a veces llega a más de 1 litro de sudor por hora. Este signo representa una respuesta del sistema nervioso autónomo al estrés físico o psicológico.
  • Dolor en la zona izquierda del abdomen y sensación de plenitud después de comer. Esto puede ser debido a la esplenomegalia.
  • Dolores óseos.
  • Litiasis renal. Se refiere a la presencia de cálculos o piedras en el interior de los riñones o de las vías urinarias (uréteres, vejiga).
Publicado Hace 10 años
x
Carrito

No hay productos en el carrito.

x

Buscar por nombre de producto, categoría o SKU

Categorías más buscadas: