Artrosis. I

¡Hola amigos! En este blog les estaremos presentando artículos que serán de su interés, los invitamos a que nos sigan y nos hagan llegar sus comentarios. 

Los artículos los dividiremos en tres partes y cada lunes, miércoles y viernes les estaremos presentando una. 

Esta semana trataremos el tema de la Artrosis. Los dejamos con la primera parte de este interesante artículo.

– Parte 1 de 3

La artrosis se puede confundir a veces con la artritis reumatoide, pero no es lo mismo ya que  en la artrosis el problema se encuentra en el cartílago porque hay un desgaste de la articulación. Además es más frecuente que la artritis y afecta especialmente a las personas de la tercera edad. Cuando se degenera el cartílago va a ir acompañado de una proliferación del tejido óseo y es lo que  provoca rigidez, dolor y que usted no tenga la movilidad adecuada. En cambio la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmunitaria (e l sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano) y es de tipo inflamatorio.

 

*Epidemiología

Es más común en personas de la tercera edad, afectando principalmente en rodillas, manos (base del pulgar y nudillos de los dedos) y cadera y la columna. Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años muestran evidencia radiológica de la enfermedad, pero sólo desarrollan síntomas la mitad de ellos.

Es tres veces más frecuente en la mujer que en el hombre.

 

* Síntomas

Los síntomas de la artrosis son progresivos y dilatados en el tiempo.  Los síntomas que suelen aparecer en casi todos los procesos de artrosis son los siguientes:

– Dolor: ya que este síntoma es inespecífico puede ser que la artrosis se diagnostique en alguna prueba radiológica llevada a cabo por otro motivo; pero este síntoma es muy frecuente. Al principio de la enfermedad, el dolor suele aparecer al mover la articulación y desaparece con el reposo. Con el paso del tiempo, el dolor es más continuo y no desaparece con el reposo.

– Crujidos o chasquidos: suelen aparecer tras un rato de descanso.

–  Rigidez. Esto sucede al mover la articulación y parece como si le faltara lubricación, esto es debido al roce de los extremos de los huesos.

– Deformación: el crecimiento lateral de los huesos, al reaccionar por la degeneración del cartílago, produce deformidad en la articulación, que se agranda y se hace más ancha. En las manos es muy frecuente la aparición de los nódulos.

– Inflamación y edemas: pueden aparecer procesos inflamatorios y se puede acumular líquido alrededor de la articulación dañada.

 

Esperen el miércoles la segunda parte.

Etiquetas:

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín
NuevosProductos