Adulto mayor en la familia. Parte 1.

– Parte 1 de 3

Buenos días amigos, ¿cómo amanecieron? Espero que de maravilla, el día de hoy les tengo un tema de gran importancia para todos,  tanto para los adultos mayores como para la gente que convive a su alrededor: la situación de que una persona de la tercera edad viva con algún hijo/a y su familia. En esta primera parte voy a darles una introducción acerca de este tema. Saludos.

 

La concepción de la familia va más allá de la definición tradicional y fenomenológica en la que solo se la considera como una agrupación de individuos con lazos consanguíneos, conyugales o de adopción. En la familia hay vínculos entre sí e intereses en común. Algunas veces

Los vínculos entre el adulto mayor, sus hijos y nietos pasan por dos fases principalmente:

Primera fase. Es cuando la persona mayor es independiente  y no tiene problemas de salud, sus actividades pueden ser: ayudar a los nietos, realizar pequeñas tareas en casa o cuidar a sus nietos.

Segunda fase. Cuando aparecen los primeros problemas de salud,  es ahí cuando pueden intervenir las relaciones familiares. El anciano deja de tener el mismo papel dentro de la familia. Los padres no pueden cuidarse por sí mismos y precisan del cuidado de los hijos. Y es ahí cuando la familia debe de decidir cómo acomodarse con el nuevo estilo de vida.

Esta situación ocupa un cambio estructural muy importante, no sólo para los hijos, con sus propias familia y sistema de convivencia que deben volver a adaptarse, sino también para el adulto mayor ya  que pierde su independencia física y sus costumbres, además están en el hecho de entrar en un sistema que ya no es el suyo.

 

Para lograr llevar a cabo esta nueva dinámica es necesario que se manifiesten relaciones familiares armoniosas, para contribuir al establecimiento de una comodidad emocional en las personas de edad avanzada. Las relaciones familiares conflictivas pueden explicarse porque en la convivencia de diversas edades las diversas necesidades e intereses se contraponen en determinados momentos y circunstancias, provocando tensiones dentro del seno familiar.

En ocasiones pueden haber conflictos entre las diferentes generaciones de la familia alguna de las razones es porque existen objetivos diferentes entre sus miembros de acuerdo con la edad e intereses de cada uno, pero se puede llegar a un acuerdo para que tengan una mejor relación familiar.

Puede existir el momento en que la persona mayor reconoce las reacciones que su comportamiento produce en sus familiares, y respecto a esto puede sentir culpabilidad por molestar o necesitar del otro o adoptar posiciones de dominio, y su forma de expresarlo puede ser adoptando conductas agresivas.

 

La comunicación adecuada de los adultos mayores en una familia es un factor importante para lograr tener una buena relación de una persona con los demás.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín