Uña encarnada. Parte 2.

– Parte 2 de 3

Hola amigos, ¿cómo va su día? Espero que vaya muy bien, porque el día de hoy voy a continuar con el tema de la semana: onicocriptosis. En esta segunda parte me voy a enfocar en los posibles factores de riesgo  de este padecimiento. Espero que la información que voy a dejar a continuación sea de gran ayuda para ustedes. Saludos.

 

* Factores de riesgo

Algunos de los factores que ayudan a la aparición de la uña encarnada son los que se muestran a continuación:

  • Cortarse las uñas de forma inadecuada. Las uñas del pie demasiado cortas o si las esquinas quedan redondeadas en lugar de quedar recortados en línea recta, la uña puede enroscarse hacia abajo y enterrarse en la piel. Es uno de los motivos más frecuentes.
  • La forma de la uña. La uña involuta (es el crecimiento anormal de la uña) y/o abarquillada (alteración en la curvatura) predispone a este padecimiento.
  • Uñas gruesas. Esto puede hacer más probable el arreglo inapropiado de las uñas.
  • Un dedo gordo demasiado largo o deformidad en valgo de éste (se presenta cuando el dedo gordo del pie apunta hacia el segundo dedo), que está comprimiéndose constantemente en su borde lateral por el calzado.
  • Tipo de calzado. Si la persona utiliza zapatos estrechos o demasiado puntiagudos va a hacer que se estén presentando compresiones en los dedos cada vez al caminar. Utilizar un calzado demasiado largo hace que el pie se está deslizando dentro del zapato, produciendo microtraumatismos de repetición en la uña.
  • La sudoración excesiva o el abuso de agua caliente desvitalizan la piel del surco.
  • Patologías ortopédicas que alteran la dinámica y alineación de las uñas.
  • Traumatismos sobre la uña que provocan ruptura de la lámina ungueal, con su subsecuente distorsión.
  • Infecciones. Un ejemplo es la onicomicosis, (infección de la uña por hongos).

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín