Liquen simple crónico. Parte 2.

– Parte 2 de 3

Buenos días amigos, ¿cómo amanecieron? Espero que con mucho ánimo ya que el día de hoy voy a continuar con el tema de la semana: liquen simple crónico. En esta parte en específico voy a mencionar las características de estas lesiones, de los síntomas que presentan las personas afectadas y del diagnóstico. Espero que esta información sea de gran interés para ustedes. Saludos.

 

* Cuadro clínico

Estas lesiones están constituidas por una o varias placas que muestran enrojecimiento y escamas bien delimitadas de forma ovalada, irregular o angular, la piel puede volverse correosa o engrosada (liquenificación)  y de color marrón en el área afectada. Algunas veces puede adoptar un aspecto verrugoso.

Puede estar localizada en los tobillos, dorso de los pies, la muñeca, el cuello, el área anal o rectal, antebrazos, muslos, parte interior de la pierna, parte posterior de la rodilla y parte interna del codo.

El síntoma más común y predominante de este padecimiento es la comezón, y por lo tanto, se lleva a un ciclo continuo de comezón y rascado.

En caso de que la persona tenga otro padecimiento como dermatitis por contacto (es una reacción de la piel que se presenta por la exposición a alérgenos o irritantes), impétigo (es una enfermedad infecciosa superficial de la piel producida por bacterias) o alopecia en piel cabelluda (es una pérdida excesiva de pelo), se puede complicar ya sea apareciendo una infección cutánea bacteriana, cambios permanentes en el color de la piel o dejar una cicatriz permanente.

 

* Diagnóstico

El diagnóstico está basado principalmente en la apariencia de la piel y en antecedentes de prurito crónico y de rascado. Una biopsia (método médico para obtener una muestra de un tejido o un órgano, a fin de analizarlos en el laboratorio y establecer un diagnóstico de forma precisa) de lesión de piel puede ser necesaria para confirmar el diagnóstico. El liquen crónico simple se distingue de otras enfermedades similares por los hallazgos en el preparado húmedo con hidróxido de potasio y/o la biopsia.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín