Liquen simple crónico. Parte 1.

– Parte 1 de 3

Hola amigos, ¿cómo va su día? Espero que vaya de maravilla porque el día de hoy daré inicio a un tema de gran interés para ustedes: liquen simple crónico. En esta primera parte comenzaré con una pequeña introducción y las causas de este padecimiento.

El liquen simple crónico consiste en el engrosamiento de la piel con grados variables de descamación, secundario al rascado suele afectar la nuca y las extremidades. Este padecimiento es muy frecuente, ya que se observa aproximadamente un 3% en la consulta dermatológica. Es predominantemente en mujeres de 30 a 50 años de edad, es rara en niños.

Se caracteriza por placas liquenificadas, hiperpigmentadas, descamativas, secas y pruriginosas en formas irregulares ovaladas o angulares en las piernas, brazos, cuello y parte superior del tronco y, a veces el área anogenital.

 

* Causas

El liquen simple crónico está causado por el rascado persistente de larga duración de una zona de la piel. El acto de rascarse desencadena más comezón, y comienza un círculo vicioso de comezón-rascado-comezón. El rascado muchas veces no tiene razón aparente o tiene que ver un factor psicológico que provoca el rascado, muchas veces de una forma compulsiva y otras veces se inicia debido a una dermatitis de contacto (es una reacción de la piel que se presenta por la exposición a alérgenos o irritantes), una infestación parasitaria (se refiere a cuando los parásitos pueden llegar a la piel, a las mucosas y a los anexos y causar por diversos mecanismos variadas infecciones) u otro trastorno, pero la persona continúa rascándose mucho después de la desaparición de la causa.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín