Hipertensión arterial. Parte 2.

– Parte 2 de 3

Hola amigos, ¿cómo va su día? Espero que vaya muy bien. En esta ocasión voy a hablarles de las causas, síntomas y diagnóstico de la hipertensión arterial. Espero que esta información sea de gran utilidad para ustedes. Saludos.

 

En la parte anterior les comentaba acerca de la clasificación de la hipertensión arterial, en el adulto mayor, sigue siendo la hipertensión esencial la más frecuente. Ante la aparición de hipertensión después de los 60 años o hipertensiones resistentes al tratamiento, se debe sospechar de hipertensión secundaria.

 

* Causas

La mayor parte de las veces no hay una causa concreta desencadenante de hipertensión. Pero a pesar de no haber causa específica sí se sabe que hay factores desencadenantes de aumentar la posibilidad de padecer hipertensión arterial, éstos son:

  • Personas de edad avanzada
  • Familiares con hipertensión
  • Presencia de otras enfermedades como diabetes, colesterol elevado y obesidad
  • Sexo femenino

 

* Síntomas

La persona con hipertensión arterial al inicio puede no presentar síntomas, por lo que existe un importante número de pacientes que desconoce su enfermedad. Sin embargo, aunque no exista sintomatología, a la larga la hipertensión produce daños en el organismo. Esta patología puede manifestar los siguientes síntomas tras varios años:

  • Dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Hemorragia nasal.
  • Acúfenos. El paciente percibe un sonido que no existe en el entorno, es descrito a menudo como un zumbido.

 

* Diagnóstico

El diagnóstico se va a realizar mediante la toma de la presión arterial, el método estándar de referencia es el esfigmomanómetro de mercurio, la persona experimentada en tomarla debe de tomar en cuenta la aplicación del manguito de la forma correcta. La medición de la presión arterial en el adulto mayor debe realizarse con un cuidado especial para evitar aumentos artificiales y preferentemente a primera hora de la mañana o por la tarde, evitando tomas inmediatamente después de las comidas. Otro punto importante es que hay que checarla en los dos brazos, pues en caso de haber obstrucción unilateral por aterosclerosis, podríamos pasar por alto el diagnóstico. La persona debe de estar sentada y con la espalda apoyada.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín