Estreñimiento en el adulto mayor. Parte 3.

– Parte 3 de 3

Buenos días amigos, ¿cómo amanecieron? Espero que con mucha actitud, el día de hoy finalizo el artículo de la semana: el estreñimiento en el adulto mayor. En este último apartado voy a hablar del manejo del estreñimiento. Saludos.

 

Hay que tomar en cuenta que el tratamiento no es igual para todos, ya que debe individualizarse según las características de cada persona mayor.

 

Las medidas generales que se recomiendan en esta situación son las siguientes:

  • En la mayoría de los casos el estreñimiento se soluciona con cambios en la alimentación y en las costumbres o hábitos higiénicos.
  • Fomentar la actividad física de los mayores y movilizar a los que se encuentren encamados.
  • Hay que aumentar la ingesta de líquidos y el consumo de fibra vegetal en la dieta (hasta 20-40 g al día).
  • Es muy aconsejable que los alimentos se tomen sin prisas, masticando bien y lentamente.
  • Si es posible hay que retirar los fármacos que provoquen estreñimiento.
  • Utilizar laxantes naturales tales como pasas, ciruelas, concentrado de ciruelas, higos, dátiles.
  • Hay que procurar establecer unos hábitos de entrenamiento intestinal, esto se puede por medio de establecer un horario regular para la defecación, por ejemplo con intentos diarios al despertarse por la mañana o después de las principales comidas, y si es posible con posiciones adecuadas para expulsar las heces con el mínimo esfuerzo. Ya depende de cada persona elegir la hora más adecuada y conveniente para intentar de forma diaria la defecación.
  • Se puede ayudar con supositorios de glicerina o pequeños enemas (es la introducción de soluciones acuosas en el recto o en la parte inferior del colón descendente).
  • Actualmente, hay pocos estudios comparativos entre laxantes y pocas guías de consenso que recomienden qué laxantes son mejores. Por lo tanto, tenemos que individualizar el tratamiento según las características y preferencias de cada paciente. Además, nuestra propia experiencia nos ayudará a escoger la mejor opción. Se debe utilizar siempre la mínima dosis eficaz y reducirla o eliminarla si se ha podido controlar los síntomas.
  • Con todo lo indicado, si el ritmo defecatorio era normal y la persona mayor se queja de estreñimiento de unas horas o unos pocos días, lo más aconsejable es la exploración por el médico para descartar la posibilidad de una obstrucción intestinal.

 

 

El estreñimiento es una queja común en los adultos mayores. Aunque no es una consecuencia fisiológica del envejecimiento, los cambios en el estilo de vida y  hábitos alimentarios, la disminución de la movilidad, las comorbilidades  médicas con la infinita cantidad de medicamentos asociados alteran la función intestinal  y pueden contribuir a su mayor prevalencia. Es debido a esto que el adulto mayor debe acudir al médico y no pasar este problema en alto.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín