Ejercicio aeróbico. Parte 1.

– Parte 1 de 3

Hola amigos, ¿cómo amanecieron el día de hoy? Espero que muy bien porque esta semana les hablaré de un tema que abarca los diferentes ejercicios aeróbicos que son de gran ayuda para nuestro cuerpo. Espero que puedan aprovechar la información. Saludos.

 

El ejercicio aeróbico se basa en el desarrollo de actividades con menor intensidad que las realizadas en el ejercicio anaeróbico, pero durante periodos de tiempo más largos (andar, correr, nadar y montar en bicicleta), con el objetivo de conseguir mayor resistencia.

Además este tipo de ejercicio nos exige una demanda continuada de oxígeno,  a consecuencia de ello el propio músculo tiene que utilizar combustible y para esto recurre directamente a las reservas de grasas, por lo que ayuda a la disminución de las éstas.

 

* Ventajas de las actividades aeróbicas

El ejercicio cardiovascular tiene múltiples beneficios para nuestro cuerpo. Sin embargo, las ventajas más importantes que se obtienen al realizar este tipo de ejercicio son las siguientes:

  • Se queman hidratos de carbono y grasas. Por lo tanto tendrá la energía necesaria para su cuerpo.
  • Usted podrá tener una menor frecuencia cardíaca durante la realización de una actividad física de forma regular.
  • Se incrementa la capacidad pulmonar y cardíaca.
  • Aumenta la capilarización muscular, esto quiere decir que llega más sangre, y por lo tanto más oxígeno y nutrientes a los órganos de nuestro cuerpo.
  • Disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades importantes como lo son la hipertensión arterial, arteriosclerosis y patologías tromboembólicas (por ejemplo: los ataques del corazón, embolias, etcétera).
  • Incrementa el flujo sanguíneo hacia el cerebro.
  • Incrementa la producción de endorfinas. Esto trae como consecuencia la disminución el estrés, la depresión y la ansiedad.
  • Mejora el sistema inmunológico, por tanto fortalece las defensas del cuerpo.
  • Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Puede ser beneficioso para reducir los riesgos de padecer cáncer.
  • Incrementa la secreción de la hormona del crecimiento.
  • Ayuda a obtener una mejor digestión.
  • Disminuye la presión arterial.

Categorías: Artículos, Blog

Deja un comentario

Regístrate al Boletín